Innovaciones tecnológicas en la industria textil | T.Balsareny
17305
post-template-default,single,single-post,postid-17305,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled, vertical_menu_hidden,vertical_menu_hidden_with_logo, vertical_menu_width_260,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
 

El sector textil y la Industria 4.0: innovaciones tecnológicas que cambiarán el mundo de la moda

Innovaciones tecnológicas industria textil
El sector textil y la Industria 4.0: innovaciones tecnológicas que cambiarán el mundo de la moda

Innovaciones tecnológicas en la industria textil: más automatización e interacción entre humanos y máquinas

innovaciones tecnológicas en la industria textil

Las innovaciones tecnológicas en la industria textil empezaron durante la revolución industrial, con la aparición de la máquina de vapor y el telar industrial. Desde entonces, hemos sido testigos como sociedad de una evolución imparable e inevitable de la tecnología y los sistemas de producción, también dentro de la industria textil, que nos ha traído hasta lo que, hoy en día, se conoce como Industria 4.0.

Durante los últimos veinte años, los procesos de automatización y robotización industrial se han ido implantando en la mayoría de sectores industriales, puesto que traen consigo una larga lista de ventajas para las plantas de producción que resultan del todo irrenunciables para cualquier empresa.

Ventajas de los procesos de automatización industrial dentro de la industria textil

En primer lugar, al automatizar una planta industrial de confección textil se aumentan de forma considerable los ritmos de producción y los procesos ya depurados, pudiendo producir durante 24 horas seguidas, siete días a la semana, y hacer frente a los picos de demanda sin problema alguno. También se reducen los errores a la mínima expresión y, en consecuencia, la calidad del producto final es óptima.

Por otro lado, se incrementa en gran medida la seguridad de todos los operarios y trabajadores, dejando las tareas más repetitivas, pesadas y que menos valor aporten para los procesos automatizados, consiguiendo una importante reducción de costes, tanto en personal de base como en materia prima. 

En definitiva, la automatización industrial consigue que las plantas de producción sean mucho más eficientes, productivas y seguras. Eso nos permite intuir que el proceso no tiene freno y que las empresas de confección y moda que no apuesten por actualizar y automatizar sus sistemas productivos no sobrevivirán a medio plazo.

Las innovaciones tecnológicas que están por venir cambiarán la industria textil y el mundo de la moda

La Industria 4.0 en el sector textil traerá muchos cambios en el modo en que las personas se relacionan con las máquinas, siendo necesario un proceso profundo de aprendizaje entre humano y robot. 

En este sentido, durante los últimos años hemos visto cómo se han ido imponiendo las tecnologías de producción integrada y los procesos híbridos, ya que permiten aglutinar muchos pasos de una misma cadena de producción textil en una sola máquina. 

Por otro lado, las innovaciones en la industria textil y de la moda relacionadas con el Big Data y la IA están dando lugar a soluciones muy prometedoras para mejorar los procesos minoristas y conseguir  identificar pautas de comportamiento de los consumidores digitalizando la venta de prendas hasta límites jamás pensados.

Esto está contribuyendo a que las empresas de moda busquen socios y establezcan sinergias más allà de los límites que abarcan la industria textil. 

Las innovaciones tecnológicas dentro de la industria textil nos están empujando hacia un futuro incierto pero muy prometedor

Hay algunos factores que están contribuyendo a ralentizar los procesos de automatización dentro de la industria textil. Hoy en día los clientes quieren prendas baratas y de calidad; la competencia entre las empresas o las marcas es feroz y el negocio de manufactura tradicional está llegando a su límite.

Esto ha hecho que durante las últimas décadas, los fabricantes y empresarios textiles de mayor relevancia hayan rebajando sus costos moviendo sus fábricas de confección a países en vías de  desarrollo como Bangladesh o China. 

Pero este fenómeno de deslocalización puede dar un giro de 360º gracias a la automatización de procesos en los próximos años, puesto que dichos procesos abaratan considerablemente los costes de producción y de mano de obra, bien es cierto que representan una importante inversión para cualquier empresa. 

Lo único que está claro es que la Industria 4.0 ha venido para quedarse y el sector textil tiene, como los otros, que adaptarse a esta nueva y cambiante situación.